La cirugía de mínima invasión es una de las técnicas más novedosas en los tratamientos de las principales patologías del pie. Es una forma segura e indolora que gracias a pequeñas incisiones en zonas específicas permite al paciente salir andando de la consulta. De esta forma se minimizan los dolores y problemas derivados de la cirugía tradicional.