5 razones para ir al podólogo

5 razones para ir al podologo

5 razones para ir al podólogo

Existen diferentes problemas que pueden surgir en los pies aunque la mayoría de nosotros no les prestamos la atención que merecen y sin una de las partes más importante de nuestro cuerpo.

El Podólogo es el especialista de la rama sanitaria que se encarga de la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las patologías de los pies. Y lo hace realizando exploraciones biomecánicas, en camilla, y bipedestación, de marcha, carrera. Pero además, A Pie de Calle te ofrecemos un pasito más, puesto que contamos con un conocimiento amplio sobre posturología, herramienta que nos ayuda en el diagnóstico y tratamiento más adecuado para cada persona. Para tratar las alteraciones del pie en ocasiones el podólogo se ayuda de soportes plantares o plantillas personalizadas.

5 razones para ir al podologo

Prevención de lesiones

Debemos acudir al podólogo siempre que detectemos anomalías en los pies: lesiones accidentales, dolor sin causa aparente, coloración inusual en las uñas, durezas persistentes…

Conoce tu cuerpo y tu pisada

Recomendamos realizar un estudio biomecánico de la pisada. Este estudio te muestra cómo es tu pisada, como se comporta tu cuerpo cuando caminas y ayuda a diagnosticar o prevenir la aparición de lesiones musculares y osteoarticulares como fascitis plantar, la tendinitis, las sobrecargas musculares, etc.

El pie en el deporte

Al practicar cualquier deporte se realizan miles de repeticiones de determinados gestos que causan sobrecargas en los pies. Una mala pisada puede generar alteraciones en el resto de tu cuerpo y sobre todo, si lo estás sometiendo a grandes esfuerzos como sucede en el deporte.

Tanto si se quiere comenzar a hacer deporte como si ya se practica, es importante visitar al podólogo que puede ser un especialista deportivo. Él estudiará tu pisada y el gesto deportivo ofreciendo asesoramiento sobre el calzado más conveniente o un tratamiento con plantillas personalizadas o ejercicios de fortalecimiento/prevención. De este modo se consigue que la práctica deportiva sea eficiente y evita posibles alteraciones de nuestras estructuras que puedan suponer un mal funcionamiento o que puedan convertirse en lesiones. Si eres deportista te recomendamos también revisiones periódicas, para prevenir lesiones, o bien aumentar tu rendimiento.

Observa el pie en las diferentes etapas de crecimiento

Pasados los 3 o 4 años: 

La primera revisión podológica la recomendamos, si antes no hay nada que a los padres les llame la atención, como que el niño “vuelque mucho el pie”, se caiga con frecuencia, o bien que se tropiece o incluso que “meta mucho el pie hacia dentro”. Aquí te contaremos cuáles son los patrones de marcha normales que te permitirán observar si parece algo que no entra dentro de la normalidad. Justo a esta edad los huesos del pie, los principales núcleos de osificación se han formado, y por ello es recomendable una monitorización y exploración a esta edad.

En torno a los 8 o 9 años:

El niño comienza con un patrón de marcha similar al adulto, es un buen momento para detectar cambios, o anomalías en el patrón de marcha.

Adolescencia:

En este momento te planteamos la tercera exploración, del pie y postura, ya que es el momento de la revolución hormonal, y cambios importantes en sus sistema musculoesquelético.

El pie en la edad adulta y la tercera edad

En la edad adulta recomendamos visitar al podólogo si tienes diabetes, al menos para realizar una exploración anual. Iremos pautando revisiones periódicas para evitar heridas en el pie o ser capaces de identificar alteraciones antes de que aparezcan. Si tienes cualquier alteración sistémica que pueda afectar al pie o al sistema postural: reumatismos, artrosis…  Sin embargo, en la tercera edad, nuestra movilidad y habilidades se ven reducidas por eso, es importante pedir ayuda si fuera necesario para el corte de uñas y limpiezas del pie (quiropodias).

En definitiva, cuidar tus pies es cuidar también otras partes de tu cuerpo. Visitando regularmente al podólogo estarás cuidando tu salud previniendo de patologías o lesiones